Télam: Pousá y las patas (cortas) de la mentira

Pousá y las patas (cortas) de la mentira

Tras 72 días de conflicto, el directorio de la Agencia Télam volvió a apelar a la mentira y las verdades a medias para intentar justificar sus incontables errores propios. Esta vez, el directorio de la principal agencia de noticias del país, integrado por Rodolfo Pousá, Ricardo Carpena y Pablo Ciarliero, apeló ni más ni menos que a una "fake new", una noticia falsa, para intentar ensuciar a la Comisión Gremial Interna del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA).

A última hora del último martes, nuestro compañero Esteban Giachero se encontró en un vagón del subterráneo de manera fortuita con el prosecretario general de Redacción, Maximiliano Tomas, con quien tuvo una discusión subida de tono que desembocó en un intercambio de golpes dentro y fuera del coche en el que viajaban ambos. Al contrario de lo que señalado por las autoridades, la agresión física fue iniciada por el propio jefe periodístico, que en dos oportunidades golpeó a nuestro compañero antes de que éste reaccionara.

Una vez finalizada la trifulca, el delegado del SiPreBA se dirigió a la Comisaría 19°, donde radicó una denuncia por lesiones. Al salir, se encontró nuevamente con Tomas, que acompañado por otro directivo de agencia hizo también una presentación judicial.

Lejos de la "salvajada" que quiere presentar el directorio, la investigación que se tramita en el Juzgado Criminal N° 50 está caratulada como "lesiones leves recíprocas".

El montaje de esta operación, que tuvo su eco en diferentes medios masivos con una versión única de los hechos (a pesar de que sus operadores dicen ser entusiastas promotores de la "doctrina de las dos campanas"), grafica a las claras los intentos estériles de salir del atolladero en el que se metió el directorio hace más de dos meses.

En el comunicado oficial, la dirección de la agencia nacional de noticias pone en tela de juicio las condiciones de seguridad y el riesgo para la integridad física de los trabajadores en los edificios a los que dos de los tres directores del organismo no regresan desde hace casi dos meses y medio. Les recordamos a ellos y a todos los compañeros que tanto la justicia federal, que desestimó una denuncia por usurpación, como el Ministerio de Trabajo -que realizó tres inspecciones presenciales en las sedes de Bolívar y Belgrano-, comprobaron que lo único anormal en Télam es la ausencia de sus directivos.

Comisión Gremial Interna SiPreBA