Paro en Radio El Mundo por falta de pago

Luego de la Asamblea General, de trabajadores de Radio El Mundo, los colegas de la emisora decidieron llevar adelante desde la 6 de la mañana del lunes 26 de febrero un paro con retención de tareas y presencia en el lugar de trabajo en reclamo del pago del salario de más de 30 empleados que facturan y están desarrollando sus tareas en negro.

Desde la supuesta salida a principio de enero de la familia Vignati, su socio Julián Mansilla, Alfredo Lijo y su socia, Silvana Stochetti, José Levy, los hermanos Olazagasti y su representante Leandro Facundo Martínez, entre otros, la señal quedó en un virtual estado de acefalía.

No se abonaron los haberes de todos los trabajadores del mes de diciembre (2017) y enero (y hasta hoy tampoco ninguno de los aportes de los trabajadores de planta permanente y menos aún los gastos corrientes: luz, alquiler, teléfonos, etc).

Frente a las denuncias públicas de los compañeros sobre los directivos que pretenden retirarse con total impunidad enviaron a presentarse, aunque sin mostrar papeles, a Eduardo Martín Rodríguez Flores, la misma persona que alguna vez había sido enviada por Sergio Szpolski a intentar hacer lo mismo en Radio América cuando empezaba el vaciamiento. Se trata del vaciador de Radio LV2 de Córdoba y dos señales del Chaco, su propia provincia, con un sello de dudosa validez denominado ArteargentinA. S.A. Posteriormente, a través del ex abogado de Luis Sarlenga, el Dr. Alberto Mac Mullen o McMullen, vinculado con gente relacionada con el ex ministro de transporte, Ricardo Jaime, se llevó adelante un movimiento sin sustento legal alguno, ya que en todas las audiencias en el Ministerio de Trabajo, Flores y su supuesta sociedad, no pudieron presentar más que un papel escrito a mano que sería, según él, la prueba de la venta de la razón social (FIOFIO Producciones S.A.) por parte de los nombrados al principio y que quieren irse sin pagar costos de esta lamentable situación que tiene en vilo más de 90 puestos laborales.

El documento de lxs trabajadorxs en los últimos días se consigna que se realizaron operaciones de prensa con el objeto de intentar legitimar la propiedad de esta persona sobre la AM 1070.

Las y los trabajadores dejaron en claro que lo que está pasando en la LR1 tiene vinculaciones políticas y corporativas gravísimas que dejan de lado todo tipo de grietas, y que van desde Julio De Vido hasta gente que hoy dirige el fútbol pago de Clarín/Turner/Fox a través de TNT Sports, tal es el caso de Julián Mansilla, recordado por su desempeño en El Gráfico y la Universidad Kennedy.

El personal planteó que se hicieron diversas maniobras para intentar vaciar la AM 1070 y evitar que salgan a la luz todos los negocios realizados mediante la señal, y hacen (e intentan seguir haciendo), a través de consultoras inscriptas como FINAIG S.A y Artepolis S.A.

La falsa noticia fue que desde la llegada de Eduardo Martín Rodríguez Flores, la LR1 había vuelto a la normalidad con todos los pagos salariales y gastos corrientes al día, cosa que es una absoluta falacia.

Días antes, hubo otra audiencia en el Ministerio de Trabajo donde el chaqueño sigue sin poder acreditar que tiene algún poder sobre El Mundo, y además continúa sin abonar el sueldo de más de 30 trabajadores que además están en negro y los aportes de obra social y jubilación de los que pertenecen a la planta permanente. Tampoco alquiler, luz, teléfonos, personal de planta de transmisión y mantenimiento de equipos, etc.

El hombre, junto a un supuesto jefe de noticias de nombre Luis Ortiz, también relacionado con el ex Ministro de Transporte y hoy en prisión, Ricardo Jaime, más un grupo familiar, intentan imponer el miedo con la ayuda de un directivo que ya tiene varias denuncias por abusos contra empleados de nombre Luis Serres (quien ya hacía lo mismo con el tristemente célebre Jorge García). Las amenazas llevaron a intentar evitar medidas a derecho para reclamar lo que legítimamente es responsabilidad de la empresa, y hasta las asambleas.

Esos aprietes llegan a diversos trabajadores a los que se les dice que no vengan más cuando hacen algún reclamo a las autoridades por la situación, hasta sugerirles que convocarán a la policía y a gendarmería para evitar la legal actividad gremial.

En medio de todo, se anuncia el lanzamiento de una “espectacular” programación a partir del 1 de marzo, que motivó a los compañeros de la radio para resolver en asamblea general, un paro de 24 horas  que se inició este lunes 26 a partir de las 6 de la mañana exigiendo el pago inmediato de los haberes de quienes aún no han percibido el dinero del mes de enero.

Además, se les viene prometiendo los pagos mediante cheques, en efectivo y hasta hace unas horas mediante una financiera que de un momento a otro fue sacada de escena.

El SiPreBA insiste con su exigencia de regularización de los pagos y el cumplimiento incondicional de los convenios y Estatuto que amparan la labor periodística.