La patronal de Télam sin brújula: descuentos y persecución sindical

Asamblea General: lunes 10, a las 13.45, en el hall de Belgrano 347

La patronal de Télam sin brújula: descuentos y persecución sindical

El SiPreBA compensará los descuentos ilegales a sus afiliados.

El Directorio de Télam, frustrado luego de sus múltiples intentos por quebrar los 73 días de paro que sostienen sus trabajadores, eligió un nuevo intento de presión para “resolver” un conflicto sobre el que no tiene argumentos para expresar en público. Ahora descontó –en forma arbitraria, ilegal y con una definida orientación hacia la persecución política y sindical- los salarios de los trabajadores no despedidos. De los 128 afectados por los descuentos, 84 son afiliados al SiPreBA, lo que expresa la evidente intencionalidad política del gobierno.

Los descuentos, que no obedecen a ningún criterio laboral (no tienen correlación en ningún número objetivo de presencias u ausencias en el establecimiento empleador, ni por haber manifestado o no haber manifestado algo en comunicaciones informales), sí están destinados a presionar y erosionar una medida de fuerza que el gobierno fue incapaz de resolver con cintura política. Es el último movimiento de un Directorio sin brújula.

Desde ya, los descuentos –ilegales- serán materia de medidas cautelares y acciones de amparo que ya se encuentran en etapa de preparación y para los que se les requerirá a los compañeros que acerquen la documentación pertinente (recibo de haberes y DNI). Más allá de eso, cuyo trámite demorará algunas semanas, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires compensará a cada compañero AFILIADO, transitoriamente, y hasta tanto se resuelvan las medidas judiciales, las sumas ilícitamente descontadas, que en total alcanzan la cifra de 1.642.322 pesos. Para ello deberán enviar su número de CBU y acercar personalmente el recibo con descuentos realizados. Los detalles del procedimiento serán comunicados en ASAMBLEA GENERAL.

Curiosamente (o no), los funcionarios que no trabajan ni asisten regularmente a los edificios de Télam -y que por ese hecho son investigados en la Justicia criminal- no sufrieron descuento alguno.

Así, Rodolfo Pousá, Ricardo Carpena y Pablo Ciarliero cobraron puntillosamente los 168.122,82 pesos brutos que perciben al mismo tiempo que dicen que la empresa se encuentra sobredimensionada por trabajadores que perciben, en algunos casos, poco más de 20 mil pesos. Luis Sartori, el “cerebro” de la agencia paralela, cobró sus 95.700,27 pesos. Carlos Villoldo, el firmante de las cartas documento de los 357 despidos, fue “premiado” con 96.827,36 pesos. Madgalena Cash sumó 96.641,20; María Elena Carmelich102.660,92 y Elizabeth Blanco –que sumó horas de trabajo sugiriendo nombres para la lista de descuentos-, 98.570,00. En tanto, Ricardo Caruso y Maximiliamo Tomas –que no escribían ni trabajaban aun antes del conflicto- percibieron, 61.164,58 y 69.353,35, respectivamente, y sin contar ingresos paralelos. Ninguno de ellos trabajó.

Un simple ejercicio de sumas y restas permite deducir que los salarios del Directorio y los “cuadros jerárquicos” que responden a la empresa representan más que la suma total de descuentos de todo el personal de Télam.

Más allá de las acciones judiciales, las trabajadoras y trabajadores de Télam nos convocamos en Asamblea General, el lunes 10, a las 13.45, en el hall de Avenida Belgrano 347, a los fines de adoptar nuevas medidas contra la persecución, los descuentos y los despidos.

Comisión Gremial Interna Télam - SiPreBA