Hugo Pérez Verón, víctima del vaciamiento del Grupo 23

Esta semana, el abandono de los empresarios Sergio Szpolski y Matías Garfunkel sobre los 800 trabajadores del Grupo 23 tomó otra dimensión. El sábado 16 de julio, víctima de la Gripe A falleció el diseñador Hugo Pérez Verón, último jefe de arte de la Revista 7Días, que terminó sus días sin un peso ni cobertura médica, producto de las maniobras de vaciamiento empresario.

“Desde diciembre de 2015 no cobramos más el sueldo, luchamos e intentamos resolver el tema, pero fue imposible. Todo ese estrés hizo que a Hugo le bajaran las defensas y se enfermara. En unos meses la Gripe A lo consumió”, explicó a Radio América Camilo Cornejo, compañero de Pérez Verón, quien recordó además que esa misma situación de precariedad empresaria afecta hoy al resto del staff, entre los que hay una compañera embarazada.

Otro compañero de 7Dias, Daniel Caamaño, sentenció: “En realidad Hugo muere en noviembre de 2015 y llega hasta estos días como consecuencia de la indiferencia y la desidia con su estocada final”.

7Dias vivió un proceso de vaciamiento que incluyó el desguace progresivo de personal y recursos, y que tuvo como corolario la decisión anunciada por el mismo Szpolski de descontinuar la publicación, sin garantizar la reubicación de los trabajadores. Simplemente dejó de pagar los sueldos, a la espera de que los 15 trabajadores que quedaban en la redacción dejaran de ir, producto del desgaste propio de la indiferencia empresaria.

Además de quedar sin la prestación de OSDE, por la falta de pago del grupo empresario, Hugo fue- como el resto de los compañeros de la revista- victima de la falta de pago de aportes, por una suma que excede los dos años.

Los trabajadores del Grupo Veintitrés, entre ellos los de Tiempo Argentino, Radio América, Infonews y la propia revista 7Días, siguen siendo víctimas de la falta de respuesta del gobierno, también los que pagan los costos ante el silencio gubernamental.

Sipreba exige que el gobierno de Mauricio Macri empiece a dar respuestas a los justos reclamos de los cientos de compañeros que los empresarios Garfunkel y Szpolski dejaron virtualmente en la calle. El vaciamiento empresarial es un delito penal. Los responsables tienen que ser juzgados.

Además, este sindicato abraza y se solidariza con Inés, la esposa de Hugo, y sus queridos hijos Gastón, Alejo, Ana Inés y Guido.