El SiPreBA acompaña la denuncia de las actrices y exige el fin de la violencia de género en los medios de comunicación

El SiPreBA acompaña la denuncia de las actrices y exige el fin de la violencia de género en los medios de comunicación

El Sindicato de Prensa de Buenos Aires se solidariza con Thelma Fardin y la colectiva de Actrices Argentinas ante la denuncia penal y la denuncia pública realizada ayer y reivindicamos que la única manera de enfrentar la violencia machista es colectivamente y organizadas.

La colectiva Actrices Argentinas convocó a una conferencia de prensa para acompañar la denuncia penal por violación radicada en Nicaragua en la Unidad Especializada de delitos contra la Violencia de Género del Ministerio Público realizada por Thelma Fardin contra Juan Darthés. A través de un video, la actriz relató el delito del que fue víctima a los 16 años durante una gira.

Esta contundente denuncia, que conmocionó al país nuevamente ante un caso de violencia sexual, fue acompañada por un documento en el que se manifestó que “si el 66 % de las actrices afirmó haber sido víctima de algún tipo de acoso o abuso, parece más una norma que una excepción”.

Este episodio no es más que un nuevo capítulo de la incansable lucha de las mujeres en nuestro país. Desde hace años, ese movimiento junto a otras diversidades sexuales ganó las calles para visibilizar y denunciar este régimen de violencia e impunidad sostenido tanto desde el Estado, como en cada espacio donde se juegan relaciones de poder.

Por eso, en el mismo documento, las actrices plantearon que estas situaciones están presentes en la vida cotidiana de los espacios trabajos y lugares de formación y que cuentan con la complicidad y el silencio de empresarios y productores.

“En nuestro medio, la opresión y cosificación son moneda corriente. Se erotiza y sobreexpone a niñes y adolescentes en la industria del entretenimiento. Estamos casi siempre desprotegidas por quienes nos contratan. Por ejemplo, se envía a menores de edad de gira sin tutelaje suficiente y adecuado. No hay protocolos de acción frente a casos de abuso; y la lista podría seguir porque es inmensa.”

También en los medios de comunicación

Apenas unas horas después de la conferencia de prensa de las actrices, la periodista Romina Manguel denunció en vivo que había sido acosada por un invitado de Animales Sueltos.

"Era una persona grande, 39 o 38 años, y alguien muy, pero muy conocido... Preguntame si lo voy a denunciar y te digo que no. Porque uno denuncia cuando puede, no cuando quiere. Yo no lo puedo hacer, no tengo las herramientas. Este medio es sumamente machista, porque el patriarcado no se cayó (...) Y porque no te creen. Yo te cuento de un tipo sumamente exitoso, buen mozo, que se llama a sí mismo padre de familia y yo te digo me encerró en un estudio".

Como en su momento acompañamos la denuncia contra Ari Paluch por acoso sexual por parte de una microfonista de América TV, vemos que estos no son casos aislados. Estas “prácticas” son moneda corriente en los medios en general, en todos los ámbitos laborales, debido a la precarización laboral, a la falta de derechos y a la desorganización en los lugares de trabajo.

Por todo esto, desde el SiPreBA nos solidarizamos con Thelma Fardin, con Romina Manguel y nos sumamos al reclamo de actrices argentinas y de todas las compañeras que con mucha valentía decidieron que no se callan más.

También llamamos a las y los periodistas a organizarnos en los medios y tener un tratamiento responsable que también fue parte del reclamo leído en el documento: “Asimismo, deploramos que algunos medios intenten llevar la atención hacia el costado más morboso de los conflictos, mientras acallan las problemáticas laborales de fondo. Se vuelven cómplices. Le pedimos a la prensa responsabilidad en el seguimiento de este tema y de otros similares".

Frente al “Mirá cómo me pones”, nosotras decimos “Mirá cómo nos ponemos”, nos ponemos fuertes, unidas, frente a tu violencia y tu impunidad, estamos juntas.

Que se haga justicia por nuestra compañera y por todes. Esto recién empieza.