El oficialismo porteño manipula información y presiona dirigentes sociales y periodistas para aprobar proyectos

Dirigentes políticos, sociales y ONGs revelaron una “lista negra” y un plan secreto del gobierno porteño para allanar la incineración y acallar voces críticas al proyecto oficial

Presentaron documentos confidenciales del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que incluyen planes para “blanquear” la incineración, manipulando información pública y armando listas negras de dirigentes sociales y periodistas para interferir en el debate sobre la reforma de la ley de Basura Cero.

Referentes sociales, ambientalistas y de ONGs, junto a Legisladores/as porteños, presentaron este miércoles evidencia escrita de los planes paralelos y confidenciales del Gobierno de la Ciudad para avalar la incineración, donde se revela el uso de “listas negras” y las tácticas para engañar a la prensa y la opinión pública acerca de los supuestos beneficios de la incineración.

Estuvieron presentes los/as legisladores/as de diversas fuerzas de la oposición como Myriam Bregman, Patricio del Corro, Victoria Montenegro, Carlos Tomada, Andrea Conde, Juan Nosiglia, Inés Gorbea, Lorena Pokoik, Mariano Recalde, Javier Andrade, Marcelo Gouman y Gabriel Solano.

También participaron referentes de las diversas cooperativas de cartoneros, como Alicia Montoya (El Álamo), Jacquelin Flores (Federación de Cartoneros, Carreros y Recicladores de la República Argentina), Cristina Lescano (El Ceibo), representantes del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) preocupados por “el otorgamiento discrecional y extorsivo” de la publicidad oficial para condicionar la opinión de periodistas y trabajadores de prensa, además de atentar contra la libre expresión y el derecho a la información de los oyentes, televidentes y lectores de los diversos medios.

Del movimiento ambientalista y sociedad civil participaron Enrique Viale de Abogados Ambientalistas, Mauro Fernández de Greenpeace, Cecilia Alem y Gonzalo Roque de la Coalición anti-incineración, Andrés Nápoli de FARN, María José Lubertino de la Red de Defensoras del Ambiente, Marcelo Giullitti de ACIJ, Santiago Galeano de ATE y Facundo Di Filippo del Colectivo por la Igualdad, entre otros.

El comunicado de los organizadores de la actividad detalló que “los documentos son una radiografía completa de la ‘cocina mediática’ del gobierno de la ciudad, y de sus tácticas para interferir en el debate sobre basura cero, adulterando información y persuadiendo periodistas para que avalen la práctica de la incineración, la cual ha sido cuestionada ampliamente en el mundo por su ineficiencia, impacto ambiental y sanitario.

Los documentos filtrados, nueve en total, revelan entre otros aspectos:

1.- Una “lista negra” de “personajes escaneables”, con nombre y apellido, donde hay periodistas y dirigentes de ONGs, indicando su inclinación al proyecto y las posibilidades para influir en sus opiniones, y en algunos casos sugiriendo coaccionarlos con pauta de publicidad oficial.

2.- Una “línea de tiempo” que describe el proceso de licitación, la cual —llamativamente— se ha venido cumpliendo sin retrasos. El cronograma anuncia que en junio (mes del Mundial de Fútbol) se abrirá la licitación y que se adjudicará en diciembre (otro mes cargado de noticias).

3.- Dentro de la línea de tiempo, se incluyen “tiempos mediáticos”, detallando notas “plantadas” a medios y periodistas, con viajes, documentación y “relacionamiento” y “pedagogía” con voceros, de manera de influir e interferir en el proceso de votación.

4.- Una presentación en powerpoint donde APRA (Agencia de Protección Ambiental) establece una “estrategia comunicacional”, datada en octubre de 2017, para “alinear actores / influenciadores en función de cambios normativos” de la ley de Basura Cero.

5.- Las líneas argumentales del gobierno, que coincidentemente sus funcionarios han venido sosteniendo desde principios de este año, con una llamativa disciplina comunicacional. Y un plan donde se recomiendan acciones públicas distractivas.

 

Ante la presentación de la denuncia, se coincidió en solicitar que el gobierno retire del debate su proyecto para modificar la ley de Basura Cero, dada la falta de transparencia y las pocas garantías de un verdadero debate.

Además de la confección de denuncias judiciales, pedidos de informes al Poder Ejecutivo y citar al Ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Machiavelli, y al titular de la Agencia de Protección Ambiental, Juan Bautista Filgueira.

Entre los participantes expusieron:

Myriam Bregman, Legisladora del PTS en el Frente de Izquierda: “Literalmente, nos quieren vender humo. Y estos documentos lo muestran con lujo de detalles. Este es el colmo de la escuela Durán Barba y de las noticias falsas: en este plan queda clarito como nos quieren hacer creer que la incineración es algo bueno para la ciudad, y la forma en que quieren neutralizar a las voces críticas”.

Enrique Viale, de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas: “Cuando los legisladores voten a favor de la incineración, deberán saber que están incinerando su propia reputación al apoyar este proyecto viciado de secretismo y manipulación mediática”.

Facundo Di Filippo, del Colectivo por la Igualdad, señaló: “Nada es casualidad y estaba todo fríamente calculado. Entre otras cosas, estos documentos revelan la idea vergonzosa de que los periodistas pueden ser comprados o apretados con pauta publicitaria. Estas prácticas de interferencia a través de los medios son inaceptables. Una muestra más del Republicanismo selectivo del PRO y sus aliados”.